8 factores para optimizar tu nivel de nivel de energía

Hola, ¿ qué tal estás?

La vida es en esencia energía.

Esta semana continúo con el tema de la salud, esta vez te quiero hablar de uno de los tesoros más preciados que tenemos: nuestra energía.

Últimamente estamos muy preocupados por subir nuestro nivel de conciencia, y eso está muy bien, sin embargo solemos olvidar que no podemos elevar la conciencia sin un cuerpo energético potente.


Necesitamos la energía para todo: movernos, tener una mente clara, incluso  tener ilusión y sentirnos felices tiene que ver con nuestro nivel de energía.

Tener más energía equivale a tener más salud, más ganas de vivir y más alegría. Y hay maneras simples y baratas de obtenerla.

Nuestro cuerpo es literalmente una batería
que muy a menudo olvidamos recargar; salimos a la calle pensando que todo lo van a arreglar unos cafés (que a la larga también nos restan energía)
El estrés, la comida tóxica, las digestiones pesadas, los problemas emocionales en las relaciones, no descansar bien o suficiente, no seguir los ritmos naturales …todo eso nos resta energía.

Quizás te preguntes entonces qué es lo que nos suma energía.

Hoy te voy a hablar de formas sencillas y baratas de recargar tus pilas, tienen bastante que ver con acercarnos a la naturaleza; así que sigue tu instinto y tu sentido común y ¡recárgate de vida!

8 factores para optimizar nuestro nivel de nivel de energía

(Tener una salud de hierro y sentirnos pletóricos)

  1. La comida.

Es el más obvio, lo primero que se nos viene a la cabeza es comer para tener energía, sin embargo a menudo la comida nos resta más que nos suma. Ahora tenemos a nuestra disposición mucha comida, pero la mayoría no es correcta para obtener energía. Para que nuestra comida sume y aumente nuestra energía tenemos que comer comida real con enzimas y nutrientes (si es orgánica y 100% vegetal es ideal para recargarnos de energía)

  • La luz.

El sol es a fuente principal de energía de los seres vivos. Además nos aporta nutrientes como la vitamina D, esenciales para la salud y un gran preventivo contra el cáncer. No hace falta estar dos horas al sol, con veinte minutos al día  es suficiente.

  • El agua.

El agua, al igual que el sol, es crucial para la vida. Para que nos de energía tiene que ser agua estructurada. Recuerda las fotos de los cristales de agua de Masaru Emoto y sus mensajes. El agua, al igual que la luz contiene información y mensajes.

Lo mejor es beber agua de manantial, exponer el agua a la luz del sol o utilizar un estructurador de líquidos. Y sobre todo estar directamente en contacto con el agua en la naturaleza: bañarnos en el mar o en un río es muy energizante.

  • Exposición al frío.

El frío activa la curación en el cuerpo; mejora el sistema inmunológico, aumenta el metabolismo por lo que ayuda a perder peso y disminuye la depresión, corrige los niveles hormonales y la glándula tiroides, incrementa la libido y nos recarga de energía.

No necesitamos ir al Everest en pantalones cortos como Wim Hof, podemos empezar sumergiendo la cara en agua fría, luego acabando nuestra ducha caliente con agua fría. Si te gusta la sauna no tienes excusa, nada sienta mejor que un baño de inmersión en agua fría tras una sauna caliente. Pruébalo tú mismo, el frío te da un buen chute de energía.

  • El movimiento

Es esencial para abrir los canales internos y externos y que fluya la energía, pero para que sea efectivo y nos recargue en lugar de desgastarnos, no podemos llegar al nivel de agotamiento. El ejercicio ha de ser suave, sudando sí, pero sin llegar a jadear.

  • Tocar la tierra ( grounding)

Al estar en contacto con la tierra absorbemos su energía en forma de electrones.

Ir descalzo, tocar los árboles y las plantas, bañarnos en el mar. Todo contacto con la naturaleza nos recarga y activa el sistema curativo del cuerpo. Es la cura más gratuita que tenemos a nuestra disposición y funciona. Combate el síndrome del déficit de naturaleza y un montón de dolencias sin necesidad de tomar tantos fármacos.

  • Resintonizarnos con los ritmos circadianos

Nuestros antepasados vivían sintonizados con los ciclos naturales del día y de la noche. Hoy hemos cambiado la luz del sol por la luz azul que emiten nuestros aparatos electrónicos, que emiten ondas no armoniosas para nuestro cuerpo y mente.

Para resintonizarnos con el ritmo natural de nuestro cuerpo tenemos que seguir los ciclos de la luz del sol: irnos a dormir temprano y levantarnos también temprano (no ir a dormir más tarde de las 22.30 ni levantarnos después de las 8.00 de la mañana), dejar los aparatos electrónicos a un lado después de que el sol se ponga o usar gafas naranjas al hacerlo; usar una luz ambiental suave por la noche tipo lámparas de sal; usar alfombras con toma de tierra y apagar el wifi por la noche son también maneras de contrarrestar los efectos de la tecnología y adaptarnos a la luz natural.

  • La respiración energética

Hay técnicas de respiración que aumentan el calor corporal de forma muy rápida, combinadas con el frío son una apuesta perfecta de salud. En los últimos videos del té de las 4 que he subido a mi canal de youtube explico la técnica completa de este tipo de respiración y sus beneficios. ( en la segunda mitad, por si tenéis interés en echarles un vistazo)

Espero que os haya parecido útil y que os atreváis a ponerlos en práctica!

Te deseo una feliz semana!

Con cariño,

P.D. Mi nueva web está ya a punto de caramelo, falta muy muy poco para que vea la luz. En ella encontrarás novedades como mi nuevo curso online, para que aprendas a ser feliz ahora y dejes de posponer la felicidad. Estate al tanto, está al caer….

7 hábitos saludables simples y efectivos para sanar y rejuvenecer

La forma en que comemos (y vivimos) nos enferma.

Desde que hace un año cayó en mis manos El estudio de china del prestigioso doctor americano T. Colin Campbell  no he dejado de leer libros y ver documentales relacionados con el tema de la alimentación saludable y la sanación a través de los alimentos,

Las sorprendentes conclusiones a las que llega T.S. Campbell, tras una investigación de toda una vida (más de 30 años) han cambiado completamente mi visión del tema.

El lado bueno de la historia es que tenemos en nuestras manos el poder de sanarnos con los alimentos; lo que decidimos comer es de vital importancia tanto para quien desea prevenir como curarse de alguna enfermedad.

James Colguhoun ha dirigido películas como Food Matters (La comida importa) y Hungry for change (hambrientos de cambio) sobre los erróneos hábitos alimenticios de la mayoría de norteamericanos y por extensión del resto del mundo que los imitamos.

Hay muchos documentales más sobre el tema: Food Choices, Eating you Alive, Knives and Forks, the Game Changers, What the health, Super-juice me etc…. La lista es interminable.

Colquhoun nos habla en el canal Gaia sobre 7 hábitos de salud científicamente probados, que por otra parte son casi idénticos a los que hago referencia en mi libro 10 hábitos para iluminar tu vida.  (Ed Obelisco, 2016).

Cambiando nuestros hábitos cotidianos podemos retomar el poder, sanar nuestro cuerpo, rejuvenecerlo o prevenir enfermedades…ahora es una época perfecta para empezar.

7 hábitos simples y efectivos para sanar y rejuvenecer

  1. Hidratación con agua y limón.

Ayuda al hígado a eliminar toxinas, alcaliniza nuestro cuerpo mejorando nuestro estado de salud general, previene enfermedades y nos ayuda en la pérdida de peso.

  •  Movimiento

Al mover tu cuerpo liberas las hormonas de la felicidad como la dopamina y la serotonina, aumenta el metabolismo y ayuda a la circulación de la sangre. Abre los canales energéticos, es vital para sentirnos bien, perder peso y conservar la salud.

  •  Respiración

Hacer ejercicios de respiración consciente es un hábito simple y  profundo a la vez. Aumenta la oxigenación de nuestras células, nuestra energía y mejora el sistema inmunitario. Además unifican el cuerpo y la mente, nos devuelven al momento presente, aportándonos sensación de bienestar, relajación y solidez.

  • Meditación

Ayuda a reducir las hormonas del estrés, baja la tensión arterial y disminuye la ansiedad. Nos ayuda a interiorizar, a conseguir confianza interna y felicidad estable.

  • Exposición al frío

Aumenta la circulación de la sangre, mejora la energía y aumenta las defensas. Combate la depresión, activa el metabolismo y aumenta el bienestar de forma instantánea. Puedes acabar la ducha con agua fría o bien hacer un baño de inmersión en agua fría tras una sauna caliente.

  • Ser amables con nuestro cuerpo ( Body love exercises)

Hablarte de forma amable, decirte cosas positivas, hacerte auto-masaje o hacer cualquier cosa que sean mimos para ti mismo: dar un paseo al aire libre, hacer yoga o relajarte con velas e inciensos. Abrazarte a ti mismo segrega endorfinas de la felicidad, se amables con uno mismo genera confianza y te hace sentir bien mejorando tu salud y tu sistema inmunitario.

  •  Nutrición

Puedes hacerte un zumo verde o smoothie. Inundar al cuerpo de nutrientes ayuda a la desintoxicación, aumenta las defensas y ayuda en la pérdida de peso. La clave para sanar tu cuerpo y rejuvenecer es darle a tu cuerpo muchos nutrientes y nada de toxinas, el cuerpo entonces puede sanar por sí mismo.

Y tú, cuéntame, ¿ haces algo para mantenerte sano y feliz?

Espero que tengas una feliz y saludable semana!

Con cariño,

P.D. Te espero en el siguiente post, donde te estaré hablando de que cosas puedes hacer para obtener energía sin límites.

Un tiempo para vivir, un tiempo para escribir

En la vida hay un tiempo para cada cosa: un tiempo para escribir y un tiempo para vivir y reflexionar sobre lo vivido.

El último libro publicado de uno de mis maestros, Thich Nhat Hanh: Your true home (tu verdadera casa), tiene un capítulo llamado Un jardín de poemas, en él cuenta la anécdota del encuentro que tuvo el maestro en Nueva York con una estudiante de budismo.

Él le explicaba que le encantaba pasar tiempo en su huerto, plantando lechugas, tomates y otras verduras. A lo que la estudiante de budismo le replicó:

  • Usted no debería pasar tiempo cultivando verduras.  Debería pasar más tiempo escribiendo poemas. Sus poemas son tan bonitos. Todo el mundo puede cultivar lechugas, pero no todo el mundo puede escribir poemas como usted.

A lo que Thich Nhat Hanh le contestó:

  • Si no planto lechugas, no puedo escribir poemas.

También para mí hay épocas en las que me dedico a vivir y aprender de mis experiencias para luego poder escribir sobre lo asimilado.

Finalmente, es tras esas experiencias de vida cuando puedo entender y acompañar a otras personas que viven situaciones similares.

Ahora es tiempo de volver para contarte esas cosas en las que he profundizado. Al caer está mi nueva web y mi nuevo curso online, solo hay que esperar un poquito más, casi nada. Mientras tanto estoy disponible para ti en mis sesiones personales.

Si crees que soy la persona adecuada para ayudarte a ser un poco más feliz puedes contactarme a través de este link. http://maitebayona.com/contacto/

 ¿Tú también crees que hay un tiempo para la acción y otro para la reflexión?

Gracias por estar ahí. Con cariño,

PD: En el siguiente post te contaré cómo hacer para organizar tu vida este 2020 de la mejor manera posible: adquiriendo los 7 hábitos saludables científicamente probados.

Ahora sí, ciaooo, ci vediamo, hasta el próximo post!