El secreto para vivir en el presente

Maite Bayona LoveSmileLive

  

Hoy  quiero contarte un secreto. El secreto de por qué nos cuesta tanto vivir en el presente. Hay que vivir en el ahora, oímos todo el tiempo, pero seguimos sin saber cómo hacerlo.

Déjame explicarte primero cómo vivimos:  la vida normal de casi cualquier persona transcurre en el olvido de sí mismo, seguimos a cada uno de los pensamientos que tenemos y nos identificamos con las emociones que éstos nos producen, descuidando de esta manera las cosas y personas que tenemos delante de nosotros. Al seguir a un pensamiento sucede que entramos en el sueño de la mente.

Dentro de este sueño el primer objeto de olvido es nuestro cuerpo. Esta es también la forma en la que nos separamos de la vida, el cuerpo se queda en el presente y nosotros nos vamos al pasado o al futuro. La vida solo puede sentirse en el presente y desde nuestro cuerpo físico. Gracias a él tenemos todas las sensaciones, desde una sensación agradable o desagradable hasta sentir el éxtasis total. Pero los pensamientos nos desconectan de las sensaciones corporales, dejamos de notarlas y de sentirnos conectados con la energía vital que lo mueve todo.

En principio todo lo que necesitamos para reconectarnos con esa sensación de vitalidad es ser conscientes de nuestra respiración. Una atención atenta a la respiración nos conecta a las cosas que están ahora a nuestro alrededor, a todo aquello que puede nutrirnos y sanarnos, como la sensación misma de respirar.

Sin embargo, cuando nuestra cabeza se va a otros lugares y a otros momentos el efecto es sentir un vacío en nuestro interior porque de hecho es nuestra energía la que se ha ido a otro lugar del pasado o del futuro. En ese momento empezamos a anhelar y a esperar que suceda algo que nos vuelva a llenar y nos distraiga de esa sensación; pero esto solo sucederá si corregimos el error que nos provocó sentir un vacío, es decir si traemos de vuelta nuestra energía desde el pasado o el futuro al momento presente.

La atención a la respiración es lo que hace posible este regreso al momento presente, lo que nos devuelve a la sensación de estar vivos y lo que hace también que podamos percibir los elementos de nuestro entorno que contienen vida: nuestro cuerpo, el cielo, el sol, la tierra, el aire, la vegetación, las otras personas y todas las pequeñas cosas aparentemente sin importancia que forman parte de nuestra vida cotidiana. La atención a la respiración nos libera de forma instantánea del contenido de nuestra mente, de las historias pasadas y futuras que nos alejan de estar aquí ahora.

Al cobrar conciencia de nuestra respiración se hace un silencio dentro de nosotros y aparece una sensación de espaciosidad que nos devuelve una sensación de poder y plenitud y que nos conecta con la belleza de lo imperfecto y con el silencio de dejar de pensar.

Pero no solo la respiración es el puente hacia la vida, puede servirnos cualquier verbo de la A la Z: caminar, comer, escuchar, reír, fregar, barrer, coser, cantar, bailar… y así hasta acabar todo el diccionario. Todo absolutamente se convierte en parte del despertar cuando logramos frenar la dispersión mental a través de la conciencia plena. Ese es el milagro del Mindfulness  del que hablaba Thich Nhat Hanh.

El simple hecho de poner la atención deliberada en una sola cosa nos llena de un silencio que nos permite apreciar nuestro entorno, a nuestros semejantes y a nuestra propia persona.

El secreto que quería contaros es que no hay secreto, la meta es el camino. La vida te esperará hasta que estés preparado para rendirte a ella, a que te des cuenta de que no hay más que este momento. A que te canses de vivir en tus dramas y renuncies a ellos. A que dejes de buscar en otros lugares la vida que tienes delante.

El gran secreto es que no hay secreto ni camino. Puedes hacerlo, sentirlo y tenerlo todo ahora mismo. Puedes ser vida ahora si eliges ser consciente de este momento.

Como diría Thich Nhat Hanh, inhala y date cuenta de que tu cuerpo está vivo, exhala y sonríe a la vida.

Te dejo con mi primer consejo LoveSmileLive / AmaSonríeVive:

mbayona

logo-web

El engaño romántico

tren

 

Todo en el universo está dentro de ti. Pídetelo todo a ti mismo.

Rumi

 

Como en las comedias románticas, siempre he pensado que en la vida las cosas acaban bien y, como dice un dicho popular, si no es así es que aún no han acabado. El mundo externo no es un lugar sólido y consistente, sino que funciona sólo a modo de espejo. El romanticismo es la proyección externa de una carencia interna que quiere ser satisfecha con alguien del exterior y que por su propia naturaleza está destinado a fracasar; los espejos sólo reflejan, no dan nada. 

No existe nadie en el exterior que pueda completarnos ni hacernos felices, ese trabajo lo tenemos que hacer nosotros. Pero no por ello tenemos que dejar de creer en la magia o de esperar lo mejor; lo mejor va con nosotros siempre pero no podemos verlo si no miramos hacia dentro. En nuestro interior podemos encontrar magia, tesoros escondidos, abundancia ilimitada…, sin embargo para encontrar todo esto precisamos adentrarnos primero en la jungla de los miedos y superarlos.

Mientras continuemos esperando que un príncipe o princesa nos rescate de nuestra miseria la historia acabará mal. El final de las comedias románticas puede ser el principio de una historia amarga si ponemos nuestras expectativas de felicidad en otra persona.

De nada sirve buscar el amor ahí fuera, porque es precisamente cuando salimos a buscarlo cuando lo perdemos. Puede parecernos cruel, pero la vida sólo quiere mostrarnos que el amor, la plenitud y la riqueza están ya en nosotros. Deja de tropezar con tu reflejo, mira en tu interior, el final feliz está mucho más cerca de lo que nunca imaginaste.

Hasta pronto, un beso!

logo-web

(Extracto del libro Artesanía del amorcómo sanar el apego y la dependencia emocional, ediciones Obelisco, 2016)

Presentado el 21 de Abril de 2016 en la Casa del Libro en Barcelona junto al director de cine de renombre internacional, JA Bayona.

 

 

 

Hoy te puede tocar la lotería…

felicitacion-navidad-2

Ya es 22 de Diciembre y hoy seguro que llevas un décimo contigo esperando que te toque la lotería… No esperes, estar vivo es el regalo. Estos día haremos balances y listas de propósitos para el año que entra; los nuevos comienzos son energía nueva y es siempre bienvenida. Pero para comenzar bien lo primero que necesitamos es claridad, antes de trazarnos nuevas rutas necesitamos deshacernos de la confusión y de la dispersión para tener claras cuáles son nuestras prioridades. Te dejo al final de este texto la invitación a la presentación de mi nuevo libro 10 hábitos para iluminar tu vida, pensado para ayudarte justamente a iluminar tu vida y tu mente para que puedas ver que no necesitas que llegue otro año ni siguiera otro día para mejorar el milagro que supone estar aquí.

La claridad es vital, sin ella damos prioridad a las actividades, pensamientos y comportamientos que no nos hacen felices. Espero verte el jueves 19 de Enero a las 19,00 horas en la Casa del Libro del Paseo de Gracia, 62 en Barcelona.

Asimismo te dejo dos enlaces a dos entrevistas online que me ha hecho la periodista Ingrid Llorens, una para Funitopic. Es (http://funitopic.es/entrevistas/entrevista-a-maite-bayona-todo-lo-que-hago-es-para-conectarme-con-esa-voz-sabia-que-esta-en-mi) y otra para hoyestoyguapa.com (http://hoyestoyguapa.com/blog/maite-bayona-todo-lo-que-escribo-parte-de-ese-momento-inicial-en-el-que-me-quedo-sin-suelo-bajo-los-pies/)

Deseo que tengas unas felices fiestas y una feliz entrada de año 2017. Aquí te dejo una lista de mis deseos y propósitos para el nuevo año:

Deseo que aprendamos a…

Ver, apreciar y disfrutar de las cosas maravillosas que nos rodean

Ser amables con nosotros y con los demás

Mimar este momento con nuestra atención y cariño pues en realidad es lo único que tenemos

Prestar atención

Hablar con conciencia

Estar satisfechos con menos

Tener coraje

Amar

Tener fe

Expresar aprecio

Conectar con nosotros mismos

Ver lo bueno de las personas

Dar espacio a los problemas

Ser pacientes y perseverantes

Aceptar las cosas tal como son

Ver el vaso medio lleno

Escuchar con el corazón…..

¿ Cuáles son los tuyos? Me gustaría saberlos si a ti te apetece compartirlos conmigo por aquí.

Aquí tu invitación personal….

 

Hasta pronto, un beso!

logo-web