En 8 pasos a la vida de tus sueños…

maite-bayona

Sígueme en mi canal YouTube

Hace ya unos meses que os tenía un poco olvidados a todos aquellos que seguís mis artículos. Pero es a veces,  cuando no sucede nada, cuando en realidad más cosas están sucediendo…

Si, en este tiempo se ha estado gestando mi nueva web, que aquí os presento.  Como veréis mi sistema de coaching ha cambiado de traje… espero que os guste y que os abra la curiosidad por conocer más y por qué no, quizás probarlo vosotros mismos. Los que ya lo han hecho se muestran satisfechos con el resultado, lo cual es también una gran bendición para mí.

Me gustaría explicaros de que va todo esto de la vida de tus sueños y de cómo conseguirla. Los sueños o los deseos son creaciones mentales y para que se materialicen en nuestra realidad tenemos que traerlos al momento presente. Un sueño, un deseo, es algo mío, soy yo misma proyectada a través de mi mente. La manera de que ese sueño, que soy yo misma lanzada al futuro, sea real solo puede pasar por volverme yo misma lo más real posible. ¿Y cómo consigo ser real? La manera es materializándome en mi propia vida, viviéndola, estando presente en ella. Es al fin y al cabo lo mismo de siempre: vivir el presente; todo aquello de lo que siempre he hablado en mi blog mes tras mes durante todos estos años.

Es decir, en este nuevo método que he creado LoveSmileLive, AmaSonrieVive, te enseño cómo entrenar la mente para que regrese al momento presente. Como salir de las proyecciones del pasado y del futuro y entrar en este momento a través de la atención plena o mindfulness.

Hacer esto no es fácil ni difícil, todo depende de tu perseverancia. Es talmente como aprender a tocar un instrumento o ser excelente en algún deporte o habilidad. Requiere de tu parte un compromiso y una práctica. Una vez que tú te vuelvas real, es decir presente, todos tus sueños también lo serán. Porque tú eres el sueño y lo soñado. No hay nada de lo que ves que no seas tú. Si tus deseos te eluden es porque aún estás dentro de tu mente y tienes aún que limpiarla de todas las proyecciones pasadas y futuras. El mindfulness o atención plena es una herramienta excelente para ayudarte a conseguirlo.

Te espero en mi nueva web para ayudarte a dar esos pasos que hagan la vida de tus sueños una realidad.

Encantada de volver a estar contigo, un abrazo!!

Disfrutar de la vida sin apegos

0699_artesania_del_amor-1Según la filosofía budista el apego es la emoción más difícil de erradicar, y ésta radica en unaconfusión básica: identificar el placer que un objeto nos proporciona con la felicidad.  Esta simple creencia nos lleva a vincularnos emocionalmente de forma compulsiva a una cosa o persona. A pesar del gran sufrimiento que nos causa, esta creencia es mentira. Y sin embargo, hay verdades que son ciertas pero en las que no creemos; vamos a revisarlas:

Verdad n. 1: Apegarnos a algo nos insensibiliza a la belleza del mundo.

Verdad n. 2: El apego nos aparta del momento presente; el único lugar dónde podemos encontrar paz y satisfacción profunda. Es decir, el apego es en realidad el ladrón de nuestra felicidad.

Verdad n. 3: El apego empieza y acaba en el sufrimiento.

Teniendo esto en cuenta, el apego puede combatirse con una visión correcta de las cosas, no hace falta renunciar al amor. Si miramos con conciencia para ver la verdad podemos corregir las falsas creencias y salir del apego. No puedo vivir sin X o sin esto o aquello  ha de ser sustituido por No es posible tener apego y felicidad a la vez. O, lo que es lo mismo, tenemos que elegir entre apego y felicidad.

Cada momento de vida contiene todo aquello que necesitamos para ser felices, aún así pasamos la vida buscando fuera lo que ya existe dentro de nosotros. Aún teniéndolo todo si no tenemos conciencia de ello es como si no lo tuviésemos; de esta forma buscamos en el exterior algo que nos proporcione lo que creemos que nos falta. Pero el objeto externo a lo sumo puede proporcionarnos breves instantes de felicidad que acaban convirtiéndose en una intensa sensación de angustia y amenaza cuando el preciado objeto se aleja.

El apego es un estado de ignorancia que nada tiene que ver con el amor, aunque se le parezca.  El amor es una emoción saludable y constructiva, un estado de libertad interna que permite a los de alrededor crecer y florecer, el apego, sin embargo es una emoción dolorosa y destructiva, que no deja al otro ni respirar ni crecer. El apego nos aisla y el amor nos vincula. El apego se parece al amor pero en realidad es su enemigo más cercano. Una buena pregunta a hacernos sería ¿ Qué puedo ofrecer a alguien desde un estado de apego?

Cuando aparece el apego perdemos el contacto con nosotros mismos, perdemos el amor.

¿ Por qué entonces si nuestro objeto de apego nos hace completamente infelices no lo soltamos? Lo cierto es que también tenemos apego al sufrimiento, y este es uno de los más terribles,  que además existe por doquier.

En conclusión, para disfrutar de la vida y de las personas tal como son, para ser verdaderamente felices necesitamos erradicar todas las falsas creencias y fantasías que tenemos de necesitar algo o a alguien que nos llevan a apegarnos. Tenemos que tomar conciencia de que si respiramos sin esa cosa o persona no la necesitamos;  la vida nos ha demostrado a estas alturas que podemos sobrevivir a las pérdidas. Solo hay una persona sin la que no podemos vivir y es nosotros mismos. Otra verdad sería: No puedo vivir sin mi, que es lo que nos ocurre cuando nos perdemos en un apego.

¿ De dónde viene entonces este terrible miedo a perder? La causa es que no nos conocemos en profundidad a nosotros mismos, no conocemos cuál es nuestra verdadera naturaleza.

El amor es en verdad un recurso interior que todos podemos desarrollar. De ahí la conclusión a la que se llega en mi libro de reciente aparición de que debemos convertirnos en artesanos del amor, de repartir toda esa energía que queda confiscada por el apego en cada uno de los pasos que damos, porque el amor viene en realidad de prestar atención a nuestra vida. Si logramos estabilizar la mente a través de la atención el amor y la felicidad surgirán de forma espontánea y sin causa externa. Se trata de vivir conscientemente, tejiendo un tapiz de amor a nuestro alrededor enlazando segundos y minutos con nuestra respiración consciente. Este trabajo de artesanía aclara nuestra mente y nos muestra la realidad: el apego es una confusión mental que nos roba la paz interior y toda posibilidad de sentir amor verdadero.

El apego es el tema de mi próximo libro Artesanía del amor, como sanar el apego y la dependencia emocional. Aprender este arte y ponerlo en práctica no requiere tiempo ni esperas; podemos empezar a llenar de amor este momento poniéndole ahora nuestra plena atención.

A continuación os dejo una invitación para que asistáis a la presentación en Barcelona el Jueves día 21 de Abril a las 19,00 en la Casa del Libro de Rambla Catalunya, 37, que co-presentaré junto al director de cine J.A. Bayona.

También os dejo la entrevista del programa Frente al Espejo con Silvia Velando y Lurdes Reina sobre el libro.

Gracias a tod@s! Os espero en la presentación!! No faltéis!!

Isabel Allende, en defensa de la pasión

Entré en su universo de letras ricas y verbo infinito con La casa de los espíritus;  siempre atrapándome en sus letras desde el primer párrafo con su desbordante creatividad. En un abrir y cerrar de ojos entro en los lugares descritos y siento con sus personajes y sus historias. Maestra de las letras y mujer apasionada, su espíritu sin edad escribe y publica ahora El amante japonés, toda una declaración de intenciones. Siento una gran admiración por su inmenso talento y su carrera profesional. Pero Isabel es además de apasionada una mujer comprometida, como ella misma afirma en la charla de Ted que incluyo a continuación, una mujer que trabaja cada día para abrir su corazón a la vida. Y como la vida es el mejor método espiritual que existe, como escuché decir a una mujer que vive inmersa en el silencio, Yolanda Duran, resumo aquí lo que Isabel afirma haber aprendido con los años:

  1. Dejar irse siente fenomenal. Dejar ir resentimientos, ambiciones o vanidades.
  2. No tener miedo de mostrarnos vulnerables.Ella ha aprendido que hacerlo no es una debilidad
  3. Decir sí a todo lo que llega a su vida:al drama y a la comedia, al amor, a la muerte o a las pérdidas.

En un escrito de su biografía Isabel afirma que para ella el dolor y la pérdida han sido los maestros que la han hecho crecer, y el amor lo que la ha ayudado a soportar y le ha dado alegría.

También en esta charla de Ted declara que con los años ha ganado libertad, ligereza, espiritualidad y suavidad. A sus 71 apasionados años ella le pone sobre todo actitud : He elegido seguir apasionada, comprometida y mantener abierto mi corazón. Trabajo en ello cada día. ¿ Quieren acompañarme?

Decir Sí a la vida sin importar lo que haya, mostrarse sin miedo tal como es, dejar ir y vivir intensamente es la muestra de una persona que ha aprendido a vivir aquí y ahora. Una mujer libre que ya no está atrapada en la idea de quien fue, quien es, o de lo que otros esperan que sea y que por ello no tiene que probar nada a nadie, como ella misma asevera.

Destaca también en su charla una pregunta de la poeta Mary Oliver:

¿Qué vas a hacer tú con tu vida única, salvaje y preciosa?

Me quedo con esta pregunta; todos tenemos una vida única, preciosa y salvaje a la que ponerle pasión y actitud. Dejémonos contagiar por personas como Isabel Allende, seamos conscientes de que es esa pasión y actitud lo que en realidad vuelven nuestra vida salvaje y preciosa. Tenemos toda la responsabilidad y cada minuto de nuestra vida para inspirarnos y para comprender la gran belleza que implica estar vivos.

Gracias Isabel Allende por compartir tus universos con el resto de los mortales y por compartir con gracia y humildad las lecciones de toda una vida.

Maite Bayona

Un año más buscando la felicidad

(Algunas ideas para tropezarte con ella el año próximo)

Llegamos al final del año igual que lo empezamos, buscando la felicidad, esperando que el próximo haga realidad los deseos que tampoco se cumplieron en este…pero ¿Tan difícil es encontrar la felicidad? ¿O quizás lo difícil sea retenerla?…

También podría ser que nos cueste reconocerla. Quizás nos dio un beso en la cara esta mañana y no nos dimos cuenta, o estaba ahí en el instante en que mirábamos salir el sol en el horizonte o la sentimos ayer al ver aquel árbol medio desnudo rodeado de una tupida alfombra de hojas multicolor, o quizás hace unos días cuando al mirar el cielo una nube se convertía en lluvia mientras el viento agitaba nuestro cabello…

Podría ser que la felicidad nos pasase desapercibida entre grandes planes y proyectos, podría ser que esperando la gran felicidad estuviésemos dejando de ver aquellos pequeños momentos de deleite en nuestro día a día. Quizás sea el simple buscar de la mente el que nos impide ver lo que está ante nuestros ojos.

Lo cierto es que es mucho más fácil que la mariposa de la felicidad se pose en nuestra mano si ésta la dejamos quieta; dejar de buscar es una clave para hallar la felicidad. La mente puede ser inteligente, pero también es necia y en su movimiento incesante no ve lo que ya está aquí.

Es decir, la primera idea para tropezarnos con ella en el año que entra sería no buscar la felicidad sino experimentarla ahora, deteniéndonos a mirar, apreciar y sentir.

Una segunda idea que nos asegura al cien por cien encontrarnos con ella sería buscarla para los demás. La ley del karma dice que lo que queremos para nosotros tenemos que darlo primero a los demás, de esta manera nosotros también lo obtendremos. Es decir, para ser feliz, busca hacer felices a otros. Siembra en otros tus semillas de felicidad y tendrás muchos y dulces frutos.

Una última idea que me viene a la mente tiene relación con la frase que dijo un gran místico:

Solo puede ser feliz siempre el que sabe ser feliz con todo.-Confucio.

Si solo somos felices con las buenas experiencias nuestra felicidad será tan efímera como fugaces son nuestras vivencias. Esta idea implica el no aferramiento a lo bueno ni a lo malo, es decir ser ecuánimes ante todas las experiencias de la vida; que no indiferentes. La ecuanimidad implica entender que nada es lo que es por mucho tiempo, pues todo está transformándose siempre. Podemos vivir intensamente nuestras experiencias, dejándolas ir cuando terminen. Vivir cada cosa tal y como es, con una aceptación profunda de la realidad, sin querer que sea distinta.

Este tipo de felicidad puede hallarse si nuestra fe en la vida es profunda, si tenemos la convicción de que la vida tiene un  propósito mayor que es llevarnos de vuelta a la coherencia y al amor, entonces podemos ser felices con todo.

Vive intensamente. Confía. Deja ir. Deja de buscar. Abre los ojos. Aprecia. Siente.

Vive y se feliz ahora, aunque tu vida no sea perfecta. Te deseo un feliz encuentro con tu vida, a ser posible en este mismo momento.

Con cariño,

Maite Bayona

 Muchas personas  se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad. Pearls S. Buck

Preciosa vida

orillaUn antiguo indio Cherokee dijo a su nieto:
Hijo mio, dentro de cada uno de nosotros hay una batalla entre dos lobos. Uno es Malvado. Es la ira, la envidia, el resentimiento, la inferioridad, las mentiras y el ego. El otro es Benévolo. Es la dicha, la paz, el amor, la esperanza, la humildad, la bondad, la empatía, la verdad.
El niño pensó un poco y preguntó:
¿Abuelo, que lobo gana?
El anciano respondió:
“El que alimentas”

 

Lo más precioso que tiene cada ser es su propia vida, sin embargo es la muerte la encargada de mostrarnos el valor que nosotros a veces no sabemos darle.

Cada día más personas parecen sumarse al carro de una vida vivida con más conciencia: yoga, meditación, mindfulness etc..  Gentes que se esfuerzan por ser mejores personas y por vivir una vida más plena y con más sentido. Gentes que trabajan para sanar y abrir su corazón a los demás y que sinceramente desean vivir con más amabilidad y conciencia. Por otro lado, las noticias, tozudas, nos muestran la otra cara de la realidad: la falta absoluta de conciencia, la ceguera, el fanatismo, la sinrazón, el miedo, el terror… también en aumento. Cuando una polaridad sube también lo hace la otra…

Sin embargo, aunque ahora nos toque más de cerca, la muerte siempre ha estado ahí, las guerras no han cesado ni un instante en todo el planeta desde que el hombre es hombre… La incertidumbre de vivir es un hecho cada día, aunque ahora nos lo parezca mucho más por los desgraciados sucesos de Paris. La mente humana está enferma y necesita urgentemente sanación. Hace tiempo que nuestra psique se ha vuelto disfuncional y ha entrado en la locura, nos dice siempre Eckhart Tolle en sus charlas.

Nadie nos garantiza que este no sea nuestro último día. En estos momentos, contemplar la muerte puede ayudarnos a captar que no necesitamos más tiempo sino más profundidad a la hora de vivir la vida, que hemos caminado mil veces por la misma calle pero que pocas veces le hemos prestado de verdad atención, que no tenemos que cambiar nuestra vida, sino solamente la forma en qué la vivimos.

Para el que se va, cada momento cuenta, cada impresión sensorial es preciosa y, de hecho, todos nos estamos yendo aunque no lo vemos hasta que la muerte nos muestra la ilusión en la que vivimos.

La muerte, implacable, se lleva todo en un segundo y nos muestra lo absurdo de aferrarnos a nada y la imposibilidad de tener seguridad o certezas. Por otra parte, también ella nos descubre lo esencial y por ello nos hace olvidar mezquindades y mostrarnos más unidos y generosos con los demás.

Los hechos vividos en París son espantosos, una crueldad absurda que nos empuja a vivir con miedo, pero aunque la vida parezca hoy un poco más incierta,  vivir con miedo no mejora la situación. Si algo bueno podemos sacar de la muerte es que nos muestra lo preciosa que es la vida.

Por otra parte, no podemos cambiar el corazón de los que no sienten, solo podemos cambiar el nuestro, pero estoy convencida de que si no perdemos la compasión sino que la incrementamos hacia aquellos que matan y mueren sin razón y que, incapaces de ver y sentir menosprecian y nos arrebatan el don más precioso que tenemos, la victoria será nuestra.

Maite Bayona

Bailando

Hay atajos para la felicidad, y el baile es uno de ellos.

Vicki Baum, escritora

 

Últimamente me ha dado por dejarme llevar por el baile de la vida de forma literal. Aprovechando la ventana de aire fresco que me ha abierto la vida me he apuntado a clases de salsa y bachata y el baile ha resultado ser una meditación fantástica. Al bailar, mi mente desaparece y solo queda el baile y una sensación única de vida y diversión. El baile te obliga a estar presente para poder coordinar, pero una vez consigues estar presente en el movimiento sientes que la mente rígida, controladora e incansablemente enjuiciadora ya no está ahí.

Oía recientemente a Emilio Carrillo en una conferencia decir que la mayoría de las personas que viven en presencia son gentes sencillas viviendo vidas sencillas; no puedo estar más de acuerdo. Sin ego no hay necesidad de figurar o destacar. Gentes que bailan, cosen, cantan, o hacen su trabajo dando lo mejor de sí mismos. Eckhart Tolle los llama los frequency holders, aquellos que con su presencia silenciosa ayudan a equilibrar la frecuencia energética de todas las demás.

Bailar no es menos sagrado que sentarse en un cojín de meditación, me doy cuenta de que podemos conseguir exactamente lo mismo bailando una canción que meditando media hora. Salvando las distancias, cualquier cosa puede ser sagrada, porque lo sagrado es la vida misma y todo lo que hay de vivo en ella. Cada momento es único en el tiempo, los minutos que pasamos con cada persona, vistos desde la correcta perspectiva, son sacros. Pero a veces esto no puede apreciarse sin dar un paso atrás.

En la película American Beauty ( Sam Mendes, 1999) el personaje Ricky Fitts, interpretado por Wes Bentley, observa desde detrás de su cámara. Desde un lugar de presencia puede ver la belleza que se esconde en un mundo aparentemente vacío y lleno de mediocridad. El nos muestra que nunca ha de cambiar nada excepto el observador; una vez que éste se libera del peso de la mente todo se le muestra revelador, casi mágico. Sus ojos se convierten en ojos amorosos y compasivos que comprenden, por ejemplo, que el maltrato de su propio padre viene de un sufrimiento que no ha sabido comprender y transformar.

Definitivamente, el baile puede acercarnos más a la esencia de lo que somos. Por ello he decidido que después del verano seguiré meditando y también dando pasos alegres. Pasos felices para la mente, el cuerpo y el alma. Con ellos olvidaré la seriedad del mundo y recordaré que nada es tan importante; que todo pasa y que todos pasamos. Vivir bailando es vivir más feliz, eso lo sé seguro.

 

 

Maite Bayona