Un reconocimiento a mi hermano, J.A. Bayona

 

 

No suelo hablar de mi hermano J.A. Bayona pero después de ver Jurassic World, el Reino Caido y aún impactada por las imágenes que en ella se proyectan me gustaría expresar mi reconocimiento más profundo a su trabajo y a toda su trayectoria hasta el momento.

Sus anteriores películas son excepcionales y demuestran ya todo de lo que es capaz, que es mucho. En ellas se adentraba ya en sus profundas fantasías y regresaba para mostrárnoslas con un lenguaje de una sensibilidad y belleza inigualables. Sin embargo, en Jurassic World, El Reino Caido deja ya claro si ningún género de dudas el alma de artista que se esconde tras esa imagen de persona reservada, su gran sensibilidad y el fondo de gran persona que tiene y que comparte con su hermano Carlos y su hermana Eva, mis otros dos hermanos. Una sensibilidad que a veces desborda y te hace ponerte tras un caparazón protector para que no te salpique.

Mi hermano Jota, como todos le llaman, lleva en sus venas el arte de mi padre, un pintor impresionista aún no conocido ni reconocido por el gran público pero sí por los que han visto sus obras. De él le nace el genio y su carácter tan tenaz y perseverante. Aún le recuerdo cuando, sin edad de ir al cine solo, me insistía hasta hacerme claudicar para que le acompañase. Era persistente hasta decir basta, no te dejaba en paz hasta que no cedías y marchabas con él a ver el último estreno.

Esta película trepidante y bellísima a la vez no deja lugar a dudas de lo que todos ya opinan en la meca del cine: aquí hay una voz única, un estilo J.A. Bayona, una sensibilidad genuina. Para mi esta película es una obra de arte, algunas de las escenas son verdaderos cuadros, pequeñas obras de arte con guiños a Tim Burton y a otros de sus directores favoritos. Lo cual no es de extrañar, pues aunque ha escogido expresarse a través del cine, Juan Antonio es tan buen pintor como su padre. Lo recuerdo de jovencito en la puerta de casa haciéndoles a los niños de la calle el dibujo de superhéroes que le pidiesen. Pero sobre todo, desde mi humilde opinión, esta película es un tributo hecho desde el cariño más profundo a uno de sus directores favoritos: Steven Spielberg. Durante un gran tramo de la misma te parece estar dentro de cualquiera de las entregas de Indiana Jones, otras veces evoca al trabajo hecho con los niños en ET y otros a sus propios trabajos anteriores como El Orfanato o Un monstruo viene a verme. Y a pesar de todo la película es única, extraordinaria,  necesitaré verla muchas más veces para poder saborear todas las escenas sublimes que hay en ella.

Si tuviera que resaltar lo más único de la voz de J.A. Bayona como cineasta es su capacidad para transmitir emociones. Creo que es el cine el que le permite expresarse emocionalmente, lo sé porque yo escogí la escritura y sé que en eso somos iguales, sin una herramienta creativa nos es mucho más difícil sacar hacia afuera las emociones que llevamos dentro. Tras una imagen de aparente distancia se esconde una sensibilidad exquisita y una imaginación desbordante, además de una gran justicia y humanidad. A pesar de ser mi hermano pequeño me ha enseñado muchas cosas, no todas fáciles. Me ha enseñado a ser equidistante, a no creer en absolutos y a tener la cabeza en las nubes pero los pies bien en el suelo y sobre todo a ser humilde. Solo conozco una persona con esos mismos rasgos de justicia, equidistancia y humanidad: su hermano gemelo, mi hermano Carlos.

A pesar de haberlo visto crecer y ver que no era normal que un niño de siete años se pasara el rato escuchando bandas sonoras, de haberlo visto haciendo sus primeros pinitos rodando pequeñas películas de terror en video con su hermano que nos hacían tronchar de la risa a toda la familia, más tarde hacer videos musicales en los que teníamos que participar toda la familia como extras porque no había presupuesto… y luchar y trabajar incansablemente hasta que finalmente pudo hacer las películas que él realmente quería. A pesar de todo eso creo que ni los que estamos más cerca podemos aún creemos la extraordinaria carrera que está recorriendo, el hecho de que los más grandes directores de Hollywood se lo estén rifando y los actores y actrices de la meca del cine se mueran de ganas por trabajar con él. Es difícil creer que tu hermano pequeño es un genio del cine pero lo es. Y creo que con esta película queda suficientemente demostrado. J.A. Bayona es grande como cineasta, eso ya se reconoce ahí fuera. Pero no quiero dejar de expresar mi admiración a él como persona, ese fondo de persona sencilla y sin pretensiones que a veces se esconde tras una máscara de timidez o frialdad es alguien muy humano y lleno de amor para dar. Felicidades, hermano. TQM

Maite

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *