A recognition to my brother, J.A. Bayona

I do not usually talk about my brother J.A. Bayona but after seeing Jurassic World,  Fallen Kingdom and still appalled by the images that are projected in it, I would like to express my deepest appreciation of his work and his entire career up to now.

His previous films are exceptional and already show what he is capable of in the biggest screen, which is a lot. In them he already enters his deepest fantasies and comes back to show them to us in a language full of beauty and sensitivity. However, in Jurassic World, Fallen Kingdom there is absolutely no doubt that behind that image of a reserved person hides the soul of an artist, his great sensitivity and the great person he is and that he shares with his brother Carlos and sister Eva, my other two siblings. A sensitivity that sometimes overflows and makes you want to protect yourself behind a protective shell not to be overcome by emotion.

My brother Jota, as everyone calls him, carries in his veins the art of my father, an impressionist painter not yet known or recognized by the general public but well appreciated by those who have seen his works. From him he has the genius and his  tenacious and persevering character. I still remember him when, with no age to go to the movies alone, he insisted on me to accompany him. He was so persistent and did not leave you alone until you gave up and went with him to see the last premiere.

Jurassic World, Fallen Kingdom  is a thrilling and beautiful film that leaves no doubt about what everyone already thinks in the mecca of cinema: here is a unique voice, a J.A. Bayona style, a genuine sensitivity. For me this movie is a work of art, some of the scenes are true paintings, small works of art with winks to Tim Burton and other of his favorite directors. Which is not surprising, because although he has chosen to express himself through films, Juan Antonio is as good a painter as his father. I remember him as a teenager at the door of the house, making instant drawings of superhéroes for the children of the street. But above all, in my humble opinion, this film is a tribute made from the deepest affection to one of his favorite directors: Steven Spielberg. During the movie you sometimes feel inside any of the of Indiana Jones deliveries, other times he evokes the work done with children in ET and at others times he makes you go back to his own previous work such as The Orphanage or A Monster calls. And in spite of everything this film is unique, extraordinary, I will have to see it many more times in order to savor all the sublime scenes that are in it.

If I had to highlight the most unique of J.A. Bayona as a filmmaker it would be his ability to convey emotions. It is filmmaking what allows him to express himself emotionally, I know it well because I have chosen writing as a creative tool for the same reason and in that we are very similar. Without a creative tool it is much more difficult for us to express what we carry inside. Behind an image of apparent distance J.A. hides an exquisite sensibility and an overflowing imagination, in addition to being someone very humanitarian and fond of justice. Despite being my little brother he has taught me many things, not all of them easy to swallow. He has taught me not to believe in absolutes and to dream but with my feet well on the ground, but above all he has taught me to be humble. I only know one person with those same traits of justice,  humanity and modesty: his twin brother, my brother Carlos.

As I watched him grow I could recognise that it was not normal at all for a seven-year-old boy to spend his time listening to soundtracks, later he made his first steps shooting small horror movies on video with his twin brother that made the whole family burst with laughter, then he made music videos in which the whole family had to participate as extras because of the lack of budget. Further ahead he had to fight and work tirelessly until finally he could make the films that he really wanted. Despite all that I believe that even those of us who are closer to him can still not believe the extraordinary career that is making, the fact that the greatest Hollywood directors and actors are dying to work with him. It’s hard to believe that your little brother is a movie genius but he is. And I think that with this last film it is sufficiently demonstrated. J.A. Bayona is great as a filmmaker, that has already been recognized out there. But I also want to express my admiration to him as a person,  behind a mask of shyness or coldness there is a human being full of love to give. Congratulations, brother. I love you so much.

Maite Bayona

 

 

 

 

 

Un reconocimiento a mi hermano, J.A. Bayona

 

 

No suelo hablar de mi hermano J.A. Bayona pero después de ver Jurassic World, el Reino Caido y aún impactada por las imágenes que en ella se proyectan me gustaría expresar mi reconocimiento más profundo a su trabajo y a toda su trayectoria hasta el momento.

Sus anteriores películas son excepcionales y demuestran ya todo de lo que es capaz, que es mucho. En ellas se adentraba ya en sus profundas fantasías y regresaba para mostrárnoslas con un lenguaje de una sensibilidad y belleza inigualables. Sin embargo, en Jurassic World, El Reino Caido deja ya claro si ningún género de dudas el alma de artista que se esconde tras esa imagen de persona reservada, su gran sensibilidad y el fondo de gran persona que tiene y que comparte con su hermano Carlos y su hermana Eva, mis otros dos hermanos. Una sensibilidad que a veces desborda y te hace ponerte tras un caparazón protector para que no te salpique.

Mi hermano Jota, como todos le llaman, lleva en sus venas el arte de mi padre, un pintor impresionista aún no conocido ni reconocido por el gran público pero sí por los que han visto sus obras. De él le nace el genio y su carácter tan tenaz y perseverante. Aún le recuerdo cuando, sin edad de ir al cine solo, me insistía hasta hacerme claudicar para que le acompañase. Era persistente hasta decir basta, no te dejaba en paz hasta que no cedías y marchabas con él a ver el último estreno.

Esta película trepidante y bellísima a la vez no deja lugar a dudas de lo que todos ya opinan en la meca del cine: aquí hay una voz única, un estilo J.A. Bayona, una sensibilidad genuina. Para mi esta película es una obra de arte, algunas de las escenas son verdaderos cuadros, pequeñas obras de arte con guiños a Tim Burton y a otros de sus directores favoritos. Lo cual no es de extrañar, pues aunque ha escogido expresarse a través del cine, Juan Antonio es tan buen pintor como su padre. Lo recuerdo de jovencito en la puerta de casa haciéndoles a los niños de la calle el dibujo de superhéroes que le pidiesen. Pero sobre todo, desde mi humilde opinión, esta película es un tributo hecho desde el cariño más profundo a uno de sus directores favoritos: Steven Spielberg. Durante un gran tramo de la misma te parece estar dentro de cualquiera de las entregas de Indiana Jones, otras veces evoca al trabajo hecho con los niños en ET y otros a sus propios trabajos anteriores como El Orfanato o Un monstruo viene a verme. Y a pesar de todo la película es única, extraordinaria,  necesitaré verla muchas más veces para poder saborear todas las escenas sublimes que hay en ella.

Si tuviera que resaltar lo más único de la voz de J.A. Bayona como cineasta es su capacidad para transmitir emociones. Creo que es el cine el que le permite expresarse emocionalmente, lo sé porque yo escogí la escritura y sé que en eso somos iguales, sin una herramienta creativa nos es mucho más difícil sacar hacia afuera las emociones que llevamos dentro. Tras una imagen de aparente distancia se esconde una sensibilidad exquisita y una imaginación desbordante, además de una gran justicia y humanidad. A pesar de ser mi hermano pequeño me ha enseñado muchas cosas, no todas fáciles. Me ha enseñado a ser equidistante, a no creer en absolutos y a tener la cabeza en las nubes pero los pies bien en el suelo y sobre todo a ser humilde. Solo conozco una persona con esos mismos rasgos de justicia, equidistancia y humanidad: su hermano gemelo, mi hermano Carlos.

A pesar de haberlo visto crecer y ver que no era normal que un niño de siete años se pasara el rato escuchando bandas sonoras, de haberlo visto haciendo sus primeros pinitos rodando pequeñas películas de terror en video con su hermano que nos hacían tronchar de la risa a toda la familia, más tarde hacer videos musicales en los que teníamos que participar toda la familia como extras porque no había presupuesto… y luchar y trabajar incansablemente hasta que finalmente pudo hacer las películas que él realmente quería. A pesar de todo eso creo que ni los que estamos más cerca podemos aún creemos la extraordinaria carrera que está recorriendo, el hecho de que los más grandes directores de Hollywood se lo estén rifando y los actores y actrices de la meca del cine se mueran de ganas por trabajar con él. Es difícil creer que tu hermano pequeño es un genio del cine pero lo es. Y creo que con esta película queda suficientemente demostrado. J.A. Bayona es grande como cineasta, eso ya se reconoce ahí fuera. Pero no quiero dejar de expresar mi admiración a él como persona, ese fondo de persona sencilla y sin pretensiones que a veces se esconde tras una máscara de timidez o frialdad es alguien muy humano y lleno de amor para dar. Felicidades, hermano. TQM

Maite

El poder de tu mirada. #Feliz2018

Todo está ahí, intacto, esperando que cambies tu mirada

Y puedas ver

No hay deseos por cumplir sino ojos que no se han parado a mirar

no hay un mundo mejor más allá de este momento

Hay un mundo por descubrir ahora

Profundo, intenso, precioso

Las capas de la vida se nos revelan cuando nos paramos a mirar distinto

Desde el desear el mundo seguirá siendo superficial

El amor nace de mirar bien

De mirar calmado

Sin intención

Sin deseo

De mirar para descubrir, para vivir

Mirar desde un ser que se siente completo

Nada te falta cuando te caen los deseos

Cuando de repente eres uno sin anhelos

Entonces puedes mirar y verlo todo

Sentirlo todo perfecto

En esta gran imperfección

Ver en todo belleza

Incluso en la más pura fealdad

Ver el amor incluso en los rincones más desangelados

El mundo está ahí

Esperando que cambies tu mirada.

 

 

 

 

 

Camino sin retorno hacia la felicidad

 

Iluminación es recuperar la conciencia del ser. Eckhart Tolle

 

Es imposible volver a ser el niño que fuimos. Aunque regresáramos a la infancia con la imaginación, la inocencia que había en el corazón del niño que fuimos es un lugar al que jamás podríamos volver excepto con la conciencia de saber. La conciencia es como un niño que está creciendo y que no puede regresar al punto de partida ya nunca más. Tu más íntimo ser viaja hacia la plenitud de saber quién es y no puede regresar al no saber una vez ha sabido. Igual que no podríamos regresar a una relación donde vimos la falsedad excepto para empezar desde una nueva conciencia.

Estamos en un camino hacia el despertar porque esto es un sueño, si, para muchos una insoportable pesadilla, pero lo importante es que no es real. ¿Cómo saber que el amor es lo único real? ¿Cómo demostrarlo con argumentos? Sencillamente no se puede. El amor, la plenitud, el sentido, es una experiencia que tiene que vivir cada ser humano, entrando en ella sumergiéndose en el no pensar.

La felicidad o el amor no es algo que nadie pueda darnos o quitarnos porque nadie puede quitarnos aquello que es lo único en nosotros que es verdaderamente real y no alterable por nada que suceda. Pero seguir en el juego de obtener del afuera lo que está en nosotros no nos ayudará a descubrirla. El descubrimiento va sucediendo cuando nos adentramos en un camino silencioso de juicios e incluso de palabras. Economizando las palabras y escogiendo los pensamientos con los que nos enredamos, escogiendo tal vez un silencio total, al menos a ratos.

Escuchando a mi querido Mooji estos días, me da certezas y  respuestas a los enigmas de la existencia. Dice Mooji que la conciencia necesita el juego de la dualidad para poder mirarse en el espejo, que necesita ser dos para poder ver que es en realidad solo una. Uau! Me quedo boquiabierta, todo este juego de luces y sombras tiene entonces un único sentido práctico: sin dualidad no puede haber reconocimiento. Pero el fin está claro: reconocernos como lo que está más allá de la dualidad: la luz, la plenitud. Todo el juego dual es al fin una herramienta para un fin, pero no hay que hacer caso y seguir caminando en el sinsentido hasta que nuestra propia transformación sea el sentido en sí.

Soy consciente de que este blog me está quedando muy profundo, pero espero que me sigáis y me aportéis vuestras sensaciones al respecto. En conclusión, nadie puede llevarse la madurez que hemos adquirido ni quitarnos aquello que somos en esencia y que solo podemos dejar de sentir cuando queda cubierto con un tupido velo de historias y juicios. Son por aquellos huecos sin juicios por donde puede colarse la luz de nuestro sol interior y podemos empezar sentir la vida real.

No hay retorno en una conciencia que se expande hacia la totalidad y que hoy en día parece hacerlo más a prisa que nunca. No hay salida. Al final del camino está el descubrimiento de nuestra propia naturaleza: la felicidad.

Entre tanta mala noticia, esta es una buena ¿No crees? Mira la vida de esta manera, porque es así como será.

 

 

 

Cosas pequeñas para no pensar

 

 

 

 

La vida, parecemos haberlo olvidado, es algo que está sucediendo ahora, un fenómeno mesurable, real. Sin embargo nuestra vida es, la mayor parte del tiempo, una vida virtual, proyectada, imaginada, no real. Hay un yo que vive sus historias dentro de los pensamientos y otro que experimenta la vida. ¿Te has parado a pensar cuál de los dos eres tú? ¿Dónde estás tú respecto a estos dos “yoes”?

Nuestro mundo parece cada vez más virtualizado y complejo. Nos relacionamos con las personas de forma virtual y a veces eso está bien, pero no olvidemos que la sensación de vida solo está en el contacto con las cosas que suceden aquí y ahora. La información y los análisis tienen un papel demasiado importante en nuestras vidas. No todo tiene que ser racionalizado y categorizado, no tenemos que estar todo el tiempo pensando o haciendo cosas. No nos hace bien estar en este vivir sin vivir. Es tiempo de pensar menos y vivir más.

Pero hay algo que podemos hacer en este sentido: en nuestras manos está crear espacios donde no tengamos que hacer, pensar ni decir nada. Con nuestra presencia consciente podemos crear espacios por donde pueda colarse nuestra esencia luminosa y vital.

Se trata de cultivar hábitos o espacios donde seamos ya felices a la vez que vamos regando las semillas de nuestra felicidad futura. La felicidad es el camino a la felicidad, no la pospongas. Por eso te escribo hoy, para decirte algunas pequeñas cosas para no pensar, porque el pensamiento es lo que nos desconecta de la vida. Una mente llena de pensamientos no nos deja sentir lo que somos en esencia: felices.

Lee la lista, pero sobre todo recuerda, no tienes que esforzarte demasiado, piensa en los niños, ellos son felices sin esforzarse….

Lista de pequeñas cosas para no pensar:

1- Recuerda que la causa real de tu felicidad nunca está en lo externo. No necesitas hacer ni pensar nada más para poder ser feliz ahora mismo.

2- No se puede entender la presencia a través de los pensamientos. Para entenderla tienes que experimentarla, aunque sea por breves instantes. Si estás pensando demasiado observa tus pensamientos y no vayas tras ellos, no te enredes de un pensamiento a otro. Observa la manera en que vienen y van, sigue así hasta que veas que te vas despegando de ellos.

3– Respira, sonríe, suelta todo lo que no sea de este momento, nota el crujido del suelo bajo tus pies.

4- Mantén la atención en tu respiración durante 10 tiempos, solo eso bastará para que tu atención se retire automáticamente de los pensamientos sin que tengas que hacer nada más.

5– Focalízate en todas las cosas buenas que te rodean ahora mismo: el sol, el oxígeno que respiras, tu cuerpo, las flores ahora en primavera, el cielo siempre y a todas horas, la energía que puedes respirar por las mañanas cuando empieza el día, las personas con las que compartes o con las que te cruzas.

6- Usa tu capacidad para estar presente para entrar por las cinco puertas de los sentidos en el ahora. Mira, huele, toca, saborea y escucha tu entorno con conciencia plena sin intentar analizar lo que percibes.

7-  Sonríe a todo el mundo, estás plantando las semillas de una vida llena de amor solo con esto. La sonrisa te desconecta además de la seriedad del mundo.

8– Baila o escucha música y disfruta el momento.

9- Quédate en silencio y obsérvalo todo. Comprueba lo seguro que es el mundo cuando estás ahí en tu centro, no te falta nada si te quedas completamente en quietud.

10- El mundo es completo, entero, abundante, si tú estás en él con tu presencia. Si no te vas a otro lugar con juicios y pensamientos.

11-  Aprende a relacionarte con la realidad de una forma distinta, pon las cosas en perspectiva y no saques conclusiones precipitadas.

12- Relájate, a veces incluso parece que tenemos el control de las cosas, pero es una ilusión, nunca lo tuvimos ni lo tendremos.

13- Sal a dar una vuelta, mira el mar o date una vuelta por la montaña, estar en la naturaleza abre tu canal externo por lo que puedes sentirte mejor de manera instantánea.

14- Haz ejercicio, lo que más te guste. El ejercicio desconecta la amígdala y nos aleja de las emociones tóxicas que nos apartan del momento presente.

15- Convierte algún rincón donde te guste estar en un espacio sagrado donde puedas conectar contigo mismo. Medita o concéntrate en sonidos como mantras. Cierra los ojos y pon tu atención en tu interior.

16– Ve más despacio por la vida y presta más atención a lo que te rodea. La atención, la velocidad y el silencio son tres claves importantes para que los pensamientos no sean tan compulsivos.

 

Todos estas pequeñas cosas se resumen en una sola: Sé feliz a cada paso que das y todo lo demás sucederá por sí mismo.

Be happy! ;-))

 

 

 

Sentir quien eres

A veces siento quien soy y me invade una profunda paz. A veces mi pecera se llena de agua y puedo nadar y respirar sintiéndome por fin en mi lugar. ¿ Cuántas veces al día puedes tú sentir quien eres? Quizás en los instantes en que te paras a mirar el brillo intenso de la luna o te llega el olor a tierra después de haber llovido.

A veces siento que soy yo cuando por azar cesa el movimiento de mi cerebro y veo el mundo sin interpretarlo;  sin pensar sobre su belleza o fealdad, bondad o maldad, o sobre si me gusta o no me gusta.

A veces siento que soy yo cuando me fundo con tu olor o con el ritmo de la música al bailar.

A veces siento que soy yo cuando oigo el rumor de un arroyo, el gorjeo de un ave o cuando noto en mi cara la cálida y brillante luz del sol.

En esos momentos soy poco definible pues cambio tanto como cambia el mundo que miro; no me siento separada de lo que percibo.

Siento entonces la profunda certeza de saber quien soy; pero desaparece toda evidencia al ir de nuevo tras mi mente que gira y gira.

Otra vez mis sentidos se detienen en algún pequeño detalle y vuelvo a sentirme clara como el agua de un río que corre montaña abajo; comprendo entonces que si dejo de esforzarme y dejo a todo ser como es puedo ser quien soy y estar en todas las cosas al mismo tiempo.

La idea que tengo de quien soy

Nuestro mayor enemigo puede ser la idea que tenemos de quienes somos. Quizás sean ideas que hayamos creído después de experiencias limitantes o que nos hayan impuesto la familia, el colegio, la sociedad, la cultura…

Quien verdaderamente somos es una experiencia, nadie puede contarnos. Tenemos que llegar ahí por nosotros mismos.

Vivir soñando

Olvídalo, la vida no va a complacerte, no lo hará. La vida, las personas, no están aquí para hacerte feliz. Todo está ahí para que puedas despertar del sueño de la mente. Nada más.

Menosprecio

Una persona que te trata con menosprecio solo te está diciendo lo poco que se aprecia a sí misma.